SE CONMEMORÓ UN AÑO DE LA PASCUA ETERNA DE LA HERMANA MARÍA TERESA GONZÁLEZ SILVA F.M.I.

La comunidad Universitaria Mariana participó en la Santa Eucaristía en conmemoración de un año de la Pascua eterna de la Hermana María Teresa González Silva f.m.i., rectora de la Universidad Mariana.

“Nuestra hermana María Teresa hace un año dejó este mundo para gozar de la presencia del Señor en la vida eterna; su partida nos llenó de dolor porque dejó una huella imborrable en nuestros corazones, hoy nos hemos reunido para darle gracias a Dios por toda la obra que realizó con fidelidad y perseverancia en la vida consagrada, por su testimonio y su desprendimiento de los bienes materiales, por su amor a los pobres, por su sentido de pertenencia a la congregación, por su abnegada misión que generosamente realizó en la Universidad Mariana como decana de la Facultad de Educación y como Rectora de la Institución” recordó la Hermana Aylem Yela Romo, rectora de la Universidad Mariana.

En su homilía, el Padre Salesiano Andrés Pizarro Colonia reconoció que la Hermana María Teresa González Silva, dejó el legado de una radicalidad en su opción por Cristo, centrándose en su único y verdadero amor, nuestro señor, a tal punto de asumir con alegría, responsabilidad y valentía la voluntad de Dios, pues la vida de la Hermana María Teresa es un testimonio de trabajo alegre, lo cual denota que llevó adelante su labor apostólica y fraterna, nutrida siempre de la vida espiritual.

“El Apóstol Pablo decía que ni siquiera la muerte nos puede aislar de Dios, pues los creyentes estamos convencidos que ésta nos conduce a su presencia; su vida estuvo impregnada con el sello del testimonio y la coherencia entre el pensar, hablar y actuar, impronta que le dio autoridad moral y ética en su ser y que hacer como mujer consagrada. La Hermana María Teresa ha sido transfigurada por el Señor y ahora goza de su presencia amorosa; Él, con su poder, transformó su sufrimiento en camino de purificación, para la gloria del Padre y salvación de su alma; su vida fue alimentada por el diálogo continuo con Dios y por la palabra que el Salvador nos proclama; ella no habría podido hacer todo el bien que hizo en las diferentes obras de la congregación si su alimento espiritual diario no hubiese sido ofrecido por Dios mismo” reflexionó el capellán de la Universidad Mariana.

La Hermana María Teresa González Silva, f.m.i., falleció el 6 de agosto del año 2020; se desempeñó como decana de la Facultad de Educación, y dejó este mundo cuando estaba cerca de cumplir su segundo año como rectora de la Universidad Mariana, desde donde trabajó incansablemente en búsqueda de lograr la acreditación institucional de alta calidad; se caracterizó por su don de gente, espíritu emprendedor e incansable deseo de aportar significativamente a la formación de los niños y jóvenes hacia la transformación social de la región, el país y el mundo.