EN CEREMONIA ESPECIAL SE IMPUSO TOCAS Y ESCUDOS A ESTUDIANTES DE ENFERMERÍA QUE INICIAN PRÁCTICA PRE PROFESIONAL

58 estudiantes del programa de Enfermería, quienes durante el presente semestre desarrollarán su práctica pre profesional en el área administrativa y de cuidado asistencial en instituciones de salud del departamento de Nariño, recibieron las tocas y escudos en ceremonia especial.

La jornada inició con la Eucaristía presidida por el sacerdote salesiano Andrés Pizarro, quien invitó a los nuevos practicantes a dejarse moldear de Dios y a vivir la alegría de encontrar su reino. “Deseo que la transformación integral vivida por ustedes en los anteriores semestres florezca con gran alegría durante esta etapa de formación y crecimiento; siempre estén en las manos de Dios y alégrense, porque están en las mejores manos. Sean felices porque le aportaron a la transformación de esas vidas que Dios puso en su camino profesional” dijo el sacerdote.

La estudiante Alejandra Cruz, en representación del grupo de practicantes agradeció a la Universidad Mariana, al programa de Enfermería y a sus docentes por permitirles formarse como garantes de vida a través del cuidado asistencial de las personas. “Colocamos en manos de Dios esta etapa de práctica para que cada uno de nosotros lleguemos al corazón de los pacientes y contribuirles a una recuperación física con amor, paciencia y dedicación”.

Agregó que cada paciente, proyecto e intervención es un regalo de Dios para moldearse, a fin de hacer de cada uno de los nuevos profesionales la mejor obra. “Como lo cita la misión y la visión de la Universidad, debemos transformarnos en esos profesionales humana y académicamente competentes con espíritu crítico, sentido ético y compromiso social”, puntualizó.

Por su parte, la doctora Mildred Rosero Otero, directora del programa de Enfermería, señaló que, a partir de la fecha de recibir la toca y escudo, los estudiantes de octavo semestre demostrarán ante la sociedad un compromiso responsable con el cuidado de sí mismos, de la persona, de su familia y de su entorno. “Cada uno de los símbolos a los cuales se les rinde tributo en esta solemne ceremonia tienen un especial significado; la lámpara es la luz que les permite iluminar su camino y observar el estado de los pacientes; la toca es un signo de identidad y liderazgo profesional; el escudo de la Universidad Mariana resaltado con el lema: Dios, hogar y Patria la hace única ante la sociedad y resalta el compromiso de formar integral y humanamente a sus estudiantes y finalmente, el uniforme blanco es un símbolo de pureza, limpieza, autocuidado, tranquilidad y entrega en el acto de cuidar”.

La magíster Yudy Basante Castro, decana de la Facultad Ciencias de la Salud, señaló que este acontecimiento reafirma que las acciones pasarán a ser verdaderas prácticas en beneficio de las personas, a través de gestos de bondad y misericordia. “Serán la clave perfecta en la sanación espiritual, moral y física de sus pacientes que no solo marcará el encuentro, sino que quedará en la historia de sus vidas”.

El evento se realizó en el auditorio San José de la Universidad Mariana con la presencia de 5 representantes del semestre y directivos del programa de Enfermería, y se transmitió de manera virtual para los demás estudiantes y sus familias.