UNIVERSIDAD MARIANA EN ORACIÓN POR LA LIBERTAD DE LA HERMANA GLORIA CECILIA NARVAÉZ ARGOTI

La Universidad Mariana, a través de la oficina de Pastoral Universitaria y el Departamento de Humanidades, desarrolló una jornada de oración y reflexión, por la pronta libertad de la Hermana Gloria Cecilia Narváez Argoti, f.m.i., al cumplirse 4 años de su secuestro.

La actividad de sensibilidad y expresión humana estuvo enmarcada bajo la plegaria de ¡libertad, para todos los cautivos!, reconociendo la responsabilidad y acompañamiento socio-emotivo que ha sostenido la Congregación de Religiosas Franciscanas de María Inmaculada con el secuestro de la religiosa.

El acto inició con la presencia de Jesús Eucaristía, entregando a Él las oraciones de quienes claman la libertad de la hermana y cada uno de los secuestrados; seguidamente se reflexionó sobre el evangelio de San Juan que, hace vida la invitación de Jesús a amarse unos a otros, pues “nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos”.

“Hoy no deseo hacer énfasis en la oscuridad, sino en la infalible luz, aquella que enmarca un brillo en nuestras almas airosas, repletas de esperanza; capaces de guardar en su corazón un solo e inexorable anhelo: ¡El de la libertad!”, así lo manifestó en sus palabras de apertura, el magíster Óscar Vallejo, director del Departamento de Humanidades, quien fue enfático en afirmar que desde el Sur de Colombia no solo se rememora el insuceso fatídico del 07 de febrero del año 2017, sino también se clama respeto por la vida de la religiosa y desde luego, su pronta liberación.

Por su parte, la Hermana Ana Lid Cerón Melo, integrante del equipo de Pastoral Universitaria, recordó a la Hermana Gloria Cecilia como una persona sacrificada, alegre, sencilla, servicial, paciente, consejera, cercana con la gente en las dificultades, llena de las virtudes de fe y esperanza, para lograr lo que se propusiera.

Extendió la invitación a seguir unidos en oración como lo hizo San Pablo cuando lo llevaron prisionero; “el junto a Asilas oraban, así vamos a orar como Iglesia, como pueblo de Dios. Sabemos que nuestra Hermana Gloria Cecilia está secuestrada, atada a unas cadenas, pero ella es libre porque tiene a Cristo en el corazón y porque ha sabido llevar muy bien el Evangelio. Sé que todos unidos en oración como lo hizo Pablo y Silas, estas cadenas se van a romper, estas cadenas de estos corazones duros, el Señor los transformará en corazón de carne”, puntualizó.

La Hermana Gloria Cecilia Narváez Argoti nació el 25 de septiembre de 1961 en Buesaco-Nariño, lleva 41 años en la comunidad de Hermanas Franciscanas de María Inmaculada, es egresada de la Licenciatura en Educación Básica Primaria de la Universidad Mariana. Es una mujer valiente, comprometida con el anuncio de Jesucristo a través de las misiones y que hace varios años se comprometió con la comunidad de Mali – África, para ayudarlos desde la salud, la educación y la promoción social; cuidando a niños que viven en extrema pobreza.

Se desempeñó como docente de Educación Básica Primaria en Ibarra y Quito, rectora del colegio Policarpa Salavarrieta en Samaniego – Nariño; trabajó en la Pastoral Parroquial en México; en el año 2002 viajó como misionera al África; en 2010, su misión se centró en poblaciones pobres, niños huérfanos y mujeres.

En su misión en Karangasso, Malí-África desarrolló proyectos como: la “promoción femenina de bordado”, “costura a través del microcrédito para valorar la dignidad de la mujer en un ambiente machista”, “proyecto de una vida nueva para mujeres en embarazo”, entre otros.

De tantas y tantas cosas que realizó la hermana Gloria Cecilia, recordamos cada día la frase bíblica citada anteriormente: “nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos”, Gloria Cecilia un ejemplo claro de hacer vida las palabras de Jesús.