EL SENTIDO DE LA VIDA Y ALGUNAS PREGUNTAS DEL DEVENIR HUMANO

Estudiantes de primer semestre del Programa de Derecho, participaron como panelistas en Noches de Filosofía, el 25 de septiembre de 2019.

Se trata de Nilson Cabrera Meneses, Luis Javier Benavides Castillo, Juan Diego Guerrero Vallejo y Michael Estiben Arroyo Angulo, quienes desde la línea de pensamiento: “Diálogo Socrático”, abordaron el tema sobre “el sentido de la vida, reflexiones y aproximaciones filosóficas”.

Preguntas como: ¿qué es sentido de vida? ¿Qué da sentido a la vida? ¿Qué dice la filosofía sobre el sentido de vida? ¿Qué es la felicidad? a parir de los aportes de Víctor Frank, Pepe Mojica, Aristóteles, entre otros, pensadores clásicos y contemporáneos, los panelistas lograron cautivar a los asistentes al Auditorio Jesús de Nazareth.

Fue un debate socrático a partir de la disertación del auditorio, conversación guiada por los panelistas y provocadora de preguntas. Esta experiencia de Noches de filosofía, confirma que, desde la universidad Mariana, se está formado para el pensamiento crítico, liberador y posibilitador de autonomías críticas.

Por otra parte, el PhD. Mario Fernando Calvache, docente del Departamento de Humanidades, en el marco del proyecto noches de filosofía, presentó la temática: la filosofía en la calle; este espacio de convergencia tuvo como objetivos de reflexión: Ir al encuentro con el mundo, ayudar al individuo a progresar, dar sentido a su existencia, generar nueva ontología, generar pensamiento autónomo, entre otros.

El profesor Calvache en su disertación socrática, manifestó que la filosofía en la calle tiene su lugar de encuentro en las calles de la ciudad, pero de manera especial en la Ágora, que es el sitio al cual no debe verse como un espacio marginal donde se utiliza la máscara que inutiliza al hombre; es una entrega pública, un don gratuito, un lugar de encuentro de relaciones, de actos de amor del que filosofa.

Cuando se realiza filosofía en la calle, se está implícitamente retomando el legado maravilloso que se nos fue dado a través de un pensamiento maduro que permite la búsqueda abierta dentro de realidades visibles e invisibles que existen a nuestro alrededor.

 

EL SENTIDO DE LA VIDA Y ALGUNAS PREGUNTAS DEL DEVENIR HUMANO EL SENTIDO DE LA VIDA Y ALGUNAS PREGUNTAS DEL DEVENIR HUMANO

 

Al filosofar dentro del mundo-calle-ciudad-campo, el hombre trasciende a través de su espíritu convirtiéndose en su propio oráculo para responder a las preguntas: ¿quién soy?, ¿qué soy?, ¿qué hago en el mundo? Preguntas que no son una metafísica sino una necesidad vital que urge respuestas.

La filosofía permite diferenciar entre fuerza física y conciencia, entre lo interno y externo, entre materia y espíritu, entre el mundo y su Creador. No basta el progreso material o el ascenso al desarrollo de fuerzas productivas y de consumo, se necesita el progreso espiritual y para ello se requiere de un saber desinteresado, abierto, libre, práctico.

A partir de la línea Dialogó Socrático que dinamiza Noches de Filosofía, el profesor Calvache buscó que los participantes comprendan como la filosofía no encierra mundos, no crea muros, no propone sofismas de distracción, no solo reflexiona sobre pasados históricos, tiempos y memorias de pensadores; ella es libertad sin límites, -escuela de pensamiento y dialogo- como expresa la UNESCO.

¿Filosofar en otros lugares, filosofar de manera diferente? No es fácil circunscribir y definir la actividad filosófica que no es de índole académica. ¿Y cómo cabe denominarla? Filosofía informal, natural, popular, no institucional, fuera de los muros… ninguno de estos términos califica adecuadamente ese «otro» de la filosofía (UNESCO, 2011, p. 153).

Existe hoy una necesidad de pensar no solo desde la academia sino desde la vida misma, desde lo popular, desde la ciudad, desde la calle. La calle como un ágora de pensamiento, lugar donde ocurren muchas ideas y se suscitan los mejores discursos y diálogos de pensadores, de caminantes; diálogos del decir, del expresar con libertad desde afuera de los muros, sin rejas, sin tapujos. Filosofía como demanda cultural, como búsqueda existencial del que camina, como vía espiritual y terapéutica, prevención y cuidado de sí; la filosofía en la calle, maestra de la vida.

 

Escrito por: Esp. River de Amaury Insuasty Guerrero
Docente Departamento de Humanidades