EUCARISTÍA EN HOMENAJE A LA BEATA MADRE CARIDAD BRADER

La Familia Universitaria Mariana - Franciscana recordó a la Beata María Caridad Brader Zanher y en su memoria celebró una eucaristía para agradecer por las maravillas que Dios en su infinita misericordia obró en la fundadora de la congregación de Hermanas Franciscanas. Éste fue el momento para conmemorar la pascua eterna de la Madre Caridad quien es recordada con amor, por infinidad de dones profesados durante su vida y que han significado un ejemplo para las nuevas generaciones enmarcadas en el amor de Dios y el Evangelio.

La Hna. María Teresa González Silva, Rectora de la Universidad Mariana destacó el gran momento, que como Familia Universitaria “nos unamos para ofrendar con la oración a Dios, en torno a la Eucaristía y agradecer todas la bondades con las que bendice nuestras vidas y la de todos nuestros seres queridos”.

En la celebración precedida por los sacerdotes: Arturo Apraez, Aníbal Marcial Belalcazar y Alexander Quimbiamba Burbano, de Pastoral Universitaria, el tema de reflexión fue: La Madre Caridad, promotora de los Derechos Humanos, por lo que se pidió por la libertad de la Hna. Gloria Cecilia Narváez, por quienes se encuentran privados de su libertad, por el respeto de los derechos fundamentales de las mujeres víctimas de la violencia en Nariño, de quienes sus voceras estuvieron como invitadas especiales en la Eucaristía y por la Comunidad Universitaria para que Jesucristo los bendiga siempre.

Durante el acto de fe en el que participaron decanos, directores de programa, administrativos, personal de apoyo, docentes y estudiantes de los diferentes programas académicos, se presentó una obra teatral dedicada a la vida y obra de la Madre Caridad, liderada por el grupo de teatro Unicornio de la Universidad Mariana.

 

EUCARISTÍA EN HOMENAJE A LA BEATA MADRE CARIDAD BRADER EUCARISTÍA EN HOMENAJE A LA BEATA MADRE CARIDAD BRADER

 

La Madre Caridad Brader es recordada con amor por promover la práctica de valores como: fraternidad, solidaridad, trabajo, liderazgo y entrega generosa según el espíritu de San Francisco. Se recordó además su vida y obra como misionera y educadora de la fe y del amor, destacando que su ejemplo es un fiel experimento para sentirse auténticamente pobre, de colocarse al nivel de la gente que ella en su infinita bondad atendió, cuidó, ayudó, instruyó y evangelizó.

La Madre Caridad vivió su pascua eterna el 27 de febrero de 1943 y fue beatificada por el Papa Juan Pablo II el 23 de marzo de 2003. Su tumba está ubicada en el Santuario Eucarístico de Maridíaz y ha sido una constante de devotos que la invocan en sus necesidades.

 

Escrito por: Giovanni Moreno Hernández, Unidad de Radio y Televisión.

 
Álbum Fotográfico