RELIGIOSOS DEFENSORES DEL MEDIO AMBIENTE Y CONSTRUCTORES DE PAZ

Con el lema de San Francisco “Haznos instrumentos de tu paz”, las comunidades religiosas de la ciudad de Pasto se dieron cita el domingo 28 de septiembre de 2018, de 2:00 a 5:00 p.m. en el auditorio San José, contando con los aportes del docente Mg. Eyner Fabián Chamorro, del Departamento de Humanidades y animador de la Cátedra por la Paz, y las docentes ings. Margarita Portilla y Sandra Madroñero del programa de Ingeniería Ambiental.

En primer lugar, frente al drama humano actual, se abordó desde la perspectiva de la vida religiosa el compromiso que se debe asumir, para ser sujetos portadores de paz en la relación con los otros y con la naturaleza. Se enfatizó críticamente en los estilos de vida de la cultura moderna tecnocientífica que han llevado al hombre más en el tener y el consumir depredador del planeta que en el ser y estar en armonía. Se revisó la corresponsabilidad frente al cuidado de la creación, de la naturaleza y los seres vivos no humanos. Frente a esta problemática se propuso trabajar sobre la inteligencia espiritual, formar seres espirituales, trascendentes, humanísticos resilientes, capaces de contemplar, valorar y asumir lo esencial de la vida a la manera de Jesús, San Francisco y la Beata Caridad Brader.

En segundo lugar, se atendió el llamado del Papa Francisco en la encíclica “Laudato Sí”, el Cuidado de la Casa Común, quien considera que “la degradación ambiental y la degradación humana y ética están íntimamente unidas”. Se hizo una mirada crítica frente al problema ambiental en los países latinoamericanos, el daño que se está provocando al medio ambiente como la minería legal o ilegal, la deforestación por cultivos ilegales de coca, los riesgos sobre la vida humana y animal, el derecho al agua y los alimentos de manera equitativa. Al respecto se debe entender que el ámbito ecológico es orgánico, que todos los sistemas que lo componen están correlacionados, por lo tanto, se debe articular: ecología ambiental, económica y social, ecología de la vida cotidiana, justicia entre las generaciones, el principio del bien común y la ecología cultural. Por lo tanto, hace un llamado a la humanidad entera en tomar conciencia de la necesidad de realizar cambios de estilos de vida de producción y de consumo, así como a los modelos injustos y egoístas de adquisición, de poder y de consumo, insostenible para el planeta. De esta manera, “el desafío urgente de sostener nuestra casa común, incluye la preocupación de unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral”.

Finalmente, en la reflexión se hace un reconocimiento y valoración al testimonio de la vida religiosa de hombres y mujeres que han optado seguir a Jesús, que a través de su vocación de servicio y convivencia fraterna en sus fraternidades, comunidades y parroquias, contribuyen a la cultura de paz, así como a ser protagonistas y constructores del reino de Dios en el mundo.

Los docentes agradecemos a la Hermana Rectora de la Universidad Mariana, la oportunidad de compartir estas experiencias y contribuir de esta manera en la tarea de la paz.